Creando un Ritmo Natural en el Hogar

Tome una Mirada: Exódo 12:1-26


En su leer "tome una mirada," se habrá fijado como Dios estaba estableciendo la primera Pascua. No obstante, ya dado el cargo que cada generación continúe observando la santa fiesta (12:24, 25), Dios declaró en Éxodo 1:26 que, "cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?"

Una de las maneras únicas que Dios buscó para ayudar al hogar a dedicarse en preservar Sus palabras y mantener su identidad distinta era en crear momentos de enseñanza en el hogar. En otras palabras, al observar ciertas fiestas y festivales a través del año, la oportunidad y los medios se presentarían para compartir el cuento de las palabras y obras de Dios del pasado. Permitiría momentos de enseñanza que ocurrieron naturalmente, en lugar de por compulsión o por mandamiento. En lugar de eso, porque la vida del hogar seguía un ritmo natural que era penetrado por los tiempos santos y las observaciones santas, los niños naturalmente crecían en su identidad distinta como el pueblo escogido de Dios. Lo aprendían a través de las prácticas y participación de la familia.


Como fué compartido en la primera semana, la consistencia es la clave. Esto es lo que el ritmo implica. En la música, es un "patrón de movimiento o sonido que se repite regularmente y fuerte." (Merriam-Webster) El ritmo es lo que se nos queda grabado en la cabeza después de haberlo oído lo suficiente. Nos encontramos tarareando la melodía mucho después de que la melodía dejo de ser tocada. De tal manera, cuando nuestro hogar sigue un ritmo natural, las cosas empiezan a encajar, y encontramos más oportunidad para hablar de conceptos importantes de la vida y escritura en nuestro hogar. Desafortunadamente, cuando los hogares fallan en tener un ritmo natural, las oportunidades son forzadas y no naturales y seguido pueden producir resistencia y confusión. Es por esto que es extremadamente importante establecer un ritmo que se repite en nuestros hogares con desarrollar un horario que, mientras que puede estirarnos, se puede establecer y ser seguido consistentemente.El cenar juntos a la mesa es muy importante y es una oportunidad donde muchísimos momentos de enseñanza pueden ocurrir. Me gusta llamar esto la Teología de la Mesa. ¿Sabías que Jesús dió una de las lecciones más poderosas del púlpito de una mesa? Tome el tiempo de repasar unos de estos acontecimientos en la escritura: 


• Jesús a la mesa de Leví, el publicano (Lucas 5:27-39)

• Jesús a la mesa del fariséo (Lucas 7:36-50)

• Jesús la mesa de cierto fariséo (Lucas 11:37-53)

• Jesús a la mesa del fariséo encargado (Lucas 14:1-24)

• Jesús y la última cena (Lucas 22:14-38)


Estos son sólo varios ejemplos de mensajes que fueron dados a la mesa. De tal manera la mesa es un lugar de conversación en nuestros hogares. Es un tiempo de discusión, reflexión diaria, y del ser abierto entre los miembros de la familia. Considere que hay siete cenas por semana por cincuenta y dos semanas. ¡Calcúlelo! Resulta en 364 días por año donde hay oportunidad para dedicarse en momentos de enseñanza como familia. Si la cena durara mínimo de una hora, eso significa que tiene 364 horas de tiempo sin interrupción con su familia. ¡Momentos de enseñanza que suceden naturalmente son importantes! Incluso hoy, dependiendo sobre los acontecimientos de la primera Pascua, familias judías ortodoxas se someten a la búsqueda ritualista de levadura dentro de la casa en la víspera de la Pascua. Con velas encendidas y sin hablar desde la bendición hasta el encontrar la levadura, las familias participan en una búsqueda encantadora pero sombrío, para encontrar y sacar la levadura del hogar. En la tradición judía, se cree haber originado a través del escudriñar a Jerusalén con linternas en Sofonías 1:12, la búsqueda de Chametz (la levadura) se convirtió en actividad en el hogar que reforzaba, no sólo la narrativa de la Palabra de Dios, sino una conciencia de la importancia de la pureza y obediencia en el hogar.


Retos para la Familia

¿Qué está haciendo en su hogar para crear momentos de enseñanza? ¿Encuentra que los aparatos electrónicos se están entrometiendo en estos esfuerzos? ¿Porqué no crear una caja o una cesta en el hogar donde todos los dispositivos electrónicos se colocan a cierto tiempo del día? Jueguen juntos y empiezan una noche de juegos de familia. Vayan a la tienda juntos y escojan un nuevo juego cada mes. Durante las noches de juegos hay tantas lecciones que se pueden aprender y compartir naturalmente. ¡Qué tal que los hijos compongan y compartan una presentación de cuentos de la Biblia mientras que Uds. los animan! Se pueden vestir como personajes de la Biblia y presentar cuentos de la Biblia. ¿Qué tal escoger un nuevo personaje de la Biblia cada mes para compartir durante el tiempo de devoción al de la familia? Escojan al Rey David un mes, a Daniel otro, y a Samuel otro. Hagan que toda la familia participe en aprender de estos personajes de la Biblia y hablen sobre los acontecimientos, la gente, y los varios aspectos de sus historias. En otras palabras, desarrollen ritos consistentes en su hogar que crean momentos de enseñanza de las palabras de Dios y Sus obras.

Pastor Jonathan Shoemake