Series de Compromiso 2

Mayordomía

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad porque Dios bendice al dador alegre. " (2 Corintios 9:7)

A todos nos han dado talentos, tiempo y tesoros. La buena mayordomía es el resultado de un compromiso de autodisciplina en todas estas bendiciones dadas por Dios. En Mateo 6, Jesús habla de las 3 disciplinas de dar, orar y ayunar. En cada uno de ellos dice, ' cuando. ' Cuando das, cuando oras, y cuando ayunas. No dice "si" sino "Cuándo", lo que nos indica que se trata de disciplinas a las que debemos comprometernos si queremos ser discípulos de Cristo.

El tiempo es lo más valioso que tenemos. Debemos aprovechar al máximo y no desperdiciar nuestro tiempo en cosas que no importan. Si bien las redes sociales y el Internet pueden ser una fuerza para el bien, también pueden convertirse en los mejores ladrones de nuestro tiempo. Ser un buen mayordomo de tu tiempo es gastarlo haciendo cosas buenas que mejorarán tu relación con Dios y con los demás.

Los talentos con los que Dios nos ha bendecido deben ser usados para traer gloria a Dios. Para mostrar buena mayordomía como cantante, músico, maestro, o chofer de autobús, etc., es comprometerse a ser lo mejor que podamos ser, y luego dar nuestro talento a Dios para el beneficio de su reino.

El tesoro representa nuestras finanzas. Ser un buen mayordomo es dar primero a Dios lo que le pertenece. Proverbios 3:9 dice, "honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todo tus frutos:" Nosotros obedecemos este pasaje de las escrituras cuando damos a Dios el diezmo de nuestros ingresos. El diezmo es el diez por ciento de nuestros ingresos brutos antes de que se pague cualquier otra cosa. Después de nuestro diezmo, le damos a Dios una ofrenda de amor. Finalmente, ser un buen

administrador de sus bendiciones financieras es usar el dinero sabiamente y no desperdiciarlo.

Pastor Jonathan Shoemake